Este concepto indica la rentabilidad inicial de una inversión inmobiliaria. Cuánto más segura y líquida sea la inversión, menor será su yield y al contrario, cuánto más arriesgada e ilíquida sea esta inversión mayor será su yield. En las inversiones inmobiliarias (y en todo tipo de inversión) se busca que a través de la gestión y/o el CAPEX la yield de salida -en el momento de de la venta- de la inversión sea mayor que la yield de entrada -en el momento de la compra- y de este modo conseguir que el precio de venta sea mayor que el precio de compra.

Author

Comments are closed.