Campaña de Airbnb contra Carmena y la Comunidad de Madrid para defender el alquiler turístico

Airbnb ha entrado de lleno en la política madrileña con una campaña contra el Ayuntamiento y la Comunidad de Madrid a través de una recogida de firmas en Change.org y del envío masivo de correos electrónicos a los usuarios residentes en la capital que en alguna ocasión hayan empleado los servicios de esta plataforma.

En dicho correo masivo, Airbnb informa a los usuarios de que “la comunidad de Madrid y el Ayuntamiento están a punto de aprobar una normativa que podría limitar cómo la gente comparte hogar con sus viajeros”. “Hablando claro, lo que planteamos es una ilegalización masiva de viviendas turísticas“; aseguró el concejal de Desarrollo Urbano Sostenible, José Manuel Calvo, durante un encuentro con asociaciones vecinales el pasado mes de marzo.

El plan del Ayuntamiento consiste en la creación de un Plan Especial de Implantación de Uso Del Hospedaje que dividirá Madrid en cuatro sectores con diferentes restricciones para entregar licencias para vivienda de uso turístico. La más dura se espera en el distrito centro, donde el consistorio quiere exigir una entrada propia (distinta a la del portal que utilizan el resto de los vecinos) en el inmueble. Una medida que difícilmente podría cumplir la gran mayoría de los inmuebles de esta zona.

Mientras tanto, el Gobierno regional lleva meses preparando una nueva regulación que implicaría la creación de un registro de viajeros, referente a las personas que se alojen en estos inmuebles, la contratación de un seguro de responsabilidad civil y la creación de un derecho de veto en el seno de las comunidades de propietarios, como en Baleares, que podrán impedir que un particular o empresa de ponga su piso en alquiler a través de esta plataforma

El correo que Airbnb ha enviado a sus usuarios enlaza a una petición del Club de Home Sharing de Madrid alojada en la web Change.org en la que reclaman “una regulación justa para defender el derecho a compartir el hogar”, y se despide con un “¡Apóyales firmando la petición!”.

Los Clubs de Home Sharing de Madrid son grupos cerrados (similares a un grupo de Facebook) que existen en el seno de la web de Airbnb en los que particulares propietarios de los inmuebles y representantes de empresas discuten sobre sobre temas relacionados con la plataforma. Se trata, pues, de grupos auspiciados y organizados por esta empresa, que adquieren la forma de una organización de la sociedad civil como mecanismo de presión contra los poderes públicos.

La petición en Change.org, publicada por Irene Arroyo, cuenta con un vídeo de producción profesional que emplea la tipografía y el color verde corporativo de la plataforma Aibnb. Tanto en dicho vídeo como en el texto defienden que se trata de particulares que pueden ver sus derechos restringidos por la actuación de los poderes públicos. “Somos un grupo de anfitriones [así llama Airbnb a la gente que pone las viviendas en alquiler en su plataforma] de Madrid alarmados por la posibilidad de que se nos prohíba poder compartir nuestros hogares. El home sharing es economía colaborativa. Si se nos limita el número de días para alquilar habitaciones, muchos acabaremos en la calle al no poder pagar nuestros alquileres o hipotecas”, aseguran.

“En ningún momento se nos distingue de las Viviendas de Uso Turístico”, advierten en la petición de Change.org. “Nuestra preocupación es que nos metan en el mismo saco de profesionales que poseen y alquilan edificios enteros. Públicamente, nunca se ha hablado de nosotros como de un colectivo que alquila habitaciones en su propia vivienda”, se lamentan, mientras afirman formar parte de “esos vecinos en riesgo de ser desalojados del centro de Madrid y a los que el Gobierno autonómico y el Ayuntamiento de Madrid dicen querer defender con sus actuaciones”.

Dicha petición afirma que no se trata de defender un negocio, sino que se trata de una cuestión de subsistencia. “Sólo pretendemos sobrevivir sin ayuda”, se despide la misiva.

Además de la creación de estos clubs en distintas ciudades, Airbnb también recurre a prácticas de lobby más clásicas. Es destacado miembro de la plataforma Sharing España, que agrupa a un conjunto de empresas que dicen practicar la economía colaborativa y entre las que también se encuentran DeliverooUberCabify Glovo. Una serie de empresas multinacionales que en numerosas ocasiones se han encontrado bajo el escrutinio de las administraciones públicas por la precarización del mercado de trabajo y la competencia desleal, como viene sucediendo con las competidoras del sector del taxi.

 

Daniel J. Ollero

El mundo

30 JUN. 2018 19:55

Author

Write A Comment